Tranquilo hijo mio, que yo te voy a ayudar a concentrarte

Estaba en la cocina preparando la comida cuando empecé a escuchar golpes que venía de la habitación de mi hijo, al subir para comprobar que estaba pasando, lo vi muy deprimido porque no era capaz de concentrarse para estudiar los exámenes que aún le quedaban pedientes por hacer. Asi que como una buena madre que soy tuve que ayudarle y use un pequeño truco que siempre funciona con los hombres, se recostó sobre su cama y mientra se ponía cómodo aproveché para cogerle la polla y hacerle una relajante mamada mientras él me miraba con cara de sorprendido.

Agregado el: 30-abril-2020Visto: 43690 veces Duración: 09:02 minutos