Termínate el desayuno que quiero que me folles muy fuerte

Mi hijo estaba tranquilamente desayunando en la cocina, pero yo lo miraba y solo veía a un hombre apuesto y capacitado para hacerme gozar con un buen orgasmo. Así que cuando terminó el desayuno lo llevé a mi habitación, le quité la ropa casi a la fuerza, y aunque al principio intentaba resistirse, pude chuparle la polla con ganas mirándolo a los ojos, en ese momento se ve que fue cuando se puso muy cachondo y cuando entró en acción y me folló muy fuerte sobre mi cama.

Agregado el: 5-abril-2017 Visto: 162.033 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionado