Mi vecina cuarentona es una madurita ninfómana muy sexy

Desde que entré a vivir en el piso en el que resido actualmente, mi vecina de enfrente me ha tratado como si fuera su propio hijo. Desde el primer día siempre ha estado muy atenta a todas mis necesidades, de vez en cuando me lleva comida a casa, me ayuda en todo lo que puede cuando tengo un problema y lo único que pide a cambio es poder recurrir a mi cuando necesita follar. Ella es una madurita de cuarenta años muy sexy, ninfómana y por supusto tiene las llaves de mi casa para venir cada día a buscar su ranción de sexo que tanto necesita y que tanto disfrutamos los dos.

Agregado el: 28-abril-2019 Visto: 161.497 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionado