Mi madre me despierta de la siesta haciéndome una mamada

Mira que nunca suelo dormir al mediodía después de comer, pero llevaba un día tan malo que decidí echarme un rato en el sofá a descansar los ojos. Cuando me quise dar cuenta noté como alguien se sentaba sobre mi, me sacaba la polla y comenzaba a hacerme una mamada, pensaba que todo era un sueño erótico, pero cuando abrí los ojos me encontré a mi madre disfrutando como si estuviera poseída. Al final decidí dejarme llevar y la verdad es que los dos pasamos un buen rato de sexo oral en el que además de comerle el coño, le chupé las tetas que es lo que más me gusta de su cuerpo.

Agregado el: 3-octubre-2019 Visto: 97.549 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionado