Le doy los buenos días metiéndole mano mientras duerme

Llevaba tanto tiempo sin sexo que ya no recordaba lo que era tener relaciones sexuales con un chica, y entre eso y que mi compañera de piso es un bomboncito delicioso, me paso todo el día con la polla dura deseando follármela. Una mañana, al pasar por delante de su habitación la vi durmiendo en tanga y no pude aguantarme más, entre con mucho cuidado para no despertarla y empecé a meterle mano, lo que provocó que ella se levantara enfadada y me echara de la habitación, pero al cabo de unos segundos recapacitó y me regaló uno de las mejores folladas.

Agregado el: 20-julio-2020 Visto: 26.555 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionado