Joder, pero que cachonda está mi abuela

Después de un tiempo sin visitarla, llegué a casa de mi abuela con ganas de verla y ella me recibió con dos regalos. Uno era una guitarra de juguete para la consola y el otro regalo fue una follada incesto inolvidable. Nunca me pude imaginar que mi abuela fuera tan zorra como para chuparme la polla y ponerse a follar sobre mi polla como si fuera una adolescente desesperada.

Agregado el: 6-septiembre-2016 Visto: 205.901 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionado