Le insistió tanto a su vecina hasta que le comió la polla

Aprovechando que hacía un día muy soleado, Marco bajó a la piscina de su residencial a tomar un poco el sol y dar un chapuzón, pero al llegar a la piscina vio a una de sus vecinas tumbada con un bikini tan pequeño que casi no llegaba a taparle sus intimidades. Marco empezó a charlar con ella y le insistió para que la joven le hiciera una mamada allí mismo, y aunque ella al principio lo rechazó en varias ocasiones, Marco insistió tanto que al final la joven aceptó y no solo le comió la polla allí en mitad del jardín, es que hasta se dejó llenar la cara de semen al acabar recibiendo una corrida facial.

Agregado el: 3-enero-2021Visto: 70.896 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionados