Gracias a la golfa de mi madrastra ya no soy virgen

Si, reconozco que era un poco triste que a mis veinte años siguiente siendo virgen mientras todos mis amigos estaban cansados de follar con sus respectivas novias o ligues de una noche. Por suerte, tengo una madrastra que además de ser un auténtico bellezón con unas tetas de escándalo y con un cuerpazo a base de gimnasio, es una golfa de mucho cuidado y cuando se enteró de que yo era virgen, se metió en mi habitación aprovechado que mi padre no estaba y tras chuparme la polla como una auténtica profesional, me folló a su antojo hasta que no pude aguantar más y le llené toda la cara y la boca de semen con una abundante corrida.

Agregado el: 9-diciembre-2020Visto: 77.897 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionados