Estaba deseando rodar una escena interracial con Mandingo

Para Lilly Ford era un día especial que iba a recordar siempre, después de mucho trabajar y mucho follar, había llegado el día de rodar una escena con Mandingo. Desde que esta jovenzuela de diminutas tetas empezó a trabajar en el porno siempre había tenido la ilusión de tener la polla más grande del mundo dentro de su boca y de su pequeño coño, y cuando llegó el tan ansiado día lo aprovechó desde el primer instante, primero esforzándose al máximo al chupar, aunque apenas le cabía en la boca y luego sintiendo como su chochito se abría al máximo cuando tocó follar.

Agregado el: 13-octubre-2019 Visto: 65.649 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionado