Después de una ducha, nada mejor que un buen polvete

Lo primero que hizo la supertetona checa Katerina Hartlova nada más entrar por la puerta de su casa fue meterse en el baño, quitarse toda la ropa dejando al aire su bello culo y sus enormes tetas naturales marcadas por el bronceado del sol, para darse una placentera ducha caliente. Una vez limpita y más fresca que una rosa, fue hasta la habitación donde se encontraba su novio y tras comerle la polla con suavidad y dulzura, se puso a cuatro patas para recibir un buen polvete en el que sus pechos no pararon de rebotar en cada penetración como si tuvieran vida propia.

Agregado el: 3-enero-2020 Visto: 69.074 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionado