El chico de mantenimiento entró cuando más cachonda estaba

Tegan James acababa de terminar su jornada laboral y cuando todos sus alumnos salieron de su aula estaba tan cansada y estresada que quiso relajarse un poco antes de irse a casa. Se puso cómoda, sacó su vibrador del bolso y comenzó a masturbarse lentamente hasta que entró el chico de mantenimiento y la pilló con las manos en la masa. Pero a Tegan James le dio igual, necesitaba un orgasmo para relajarse, así que no dudó en agarrarle la polla al joven de mantenimiento y tras hacerle una mamada profunda, se lo folló muy duro sobre su mesa.

Agregado el: 23-diciembre-2018Visto: 172336 veces Duración: 08:00 minutos