Cariño, dejémonos de formalidades y pongámonos a follar

Mi marido y yo somos un matrimonio chapado a la antigua, cada mañana cuando nos levantamos nos servimos un café caliente y nos pasamos la mañana sentados en el salón de casa leyendo cada uno su periódico casi sin dirigirnos la palabra, pero esta mañana yo estaba más cachonda de lo normal y necesitaba con urgencia una polla dentro de mi, así que miré fijamente a mi esposo y se lo dije con la mirada, dejémonos de tanta formalidad y pongámonos a follar ahora y aquí como si no hubiera un mañana, chúpame las tetas y fóllame el coño muy fuerte hasta dejármelo mojado.

Agregado el: 29-marzo-2020Visto: 45.149 veces

Zona de comentarios

Vídeos relacionados